Blog

IaaS, tecnología, internet y Clouding.io rss

Joan Clarke, la mujer que desveló el Enigma

Hoy, 8 de Marzo, día Internacional de la Mujer, hemos querido rendir homenaje a Joan Clarke, matemática, criptoanalista y numismática inglesa. Fue una de las pocas mujeres que trabajó en el equipo de Alan Turing, en la búsqueda para descifrar el Código Enigma, utilizado por el ejército Nazi durante la II Guerra Mundial. El descifrado de las comunicaciones navales alemanas contribuyó a la victoria de los Aliados.

El Hut 8

Clarke estudió matemáticas en el Newnham College, una de las dos universidades de Cambridge que aceptaba a mujeres. Excepcionalmente brillante ya en esa época, fue galardonada con el Premio Philippa Fawcett, llamado así por la mujer matemática que superó a sus compañeros de clase en 1890, y la Beca Helen Gladstone.

Después de graduarse, Clarke se une en Junio de 1940 al  Hut 8, una sección de la Escuela del Gobierno de Código y Cifrado (GC&CS, por sus siglas en inglés) del Reino Unido y ubicado en  Bletchley Park.

El objetivo del Hut 8 consistía en desencriptar los mensajes de los submarinos alemanes, que eran cambiados cada día a medianoche. La máquina que los generaba, llamada “Enigma” (“Kriegsmarine” en alemán), utilizaba ruedas rotativas y rotores para convertir texto ordinario en código. Estadísticamente, la posibilidad que tenía el equipo de Turing de descifrar los mensajes del “Enigma” era de 159 millones de millones de millones a 1.

El “Banburismus”

Para conseguirlo, junto con las máquinas electromecánicas o “bombes” como se las llamaba, el equipo utilizaba un método criptoanalítico llamado “Banburismus”, desarrollado por Turing. El proceso implicó encontrar patrones haciendo referencias cruzadas a los textos codificados en tarjetas que podrían revelar las posibles órdenes de rueda de Enigma. El “Bunburismus” se convirtió en el primer ejemplo de análisis secuencial.

Clarke, conocida como “una de las mejores banburistas”, fue la única mujer que comenzó a descifrar el código naval usando la técnica. Consideraba que Banburismus era “tan fascinante” que incluso se resistía a entregar el trabajo realizado al final de su turno.

También desarrolló un método para acelerar el descifrado de los mensajes de doble cifrado enviados a oficiales de submarinos, conocido como “cifrado de Offizier”. Mientras que algunas técnicas de descifrado de Bletchley llevaban el nombre de su inventor, éste no fue el caso del “cifrado de Offizier”. Como ella recordaría: “mi nombre no estaba apegado a eso”.

 Las “chicas de Bletchley”

Joan desafió el lugar tradicional de las “chicas de Bletchley”, que así es como se las llamaba a las mujeres que trabajaban en Bletchley . Asignadas principalmente a roles administrativos de personal de apoyo, ella fue una de las pocas mujeres, junto a Mavis Batey, Margaret Rock y Rosalind Hudson, que se encargaban del criptoanálisis.

Para acceder a un aumento de sueldo, Clarke fue ascendida al grado de lingüista, a pesar de que no hablaba idiomas. Ella se mofó de esto respondiendo a un cuestionario con “Grado, lingüista. Idiomas, ninguno”.

Clarke permanecería en Hut 8 a lo largo de la guerra, ascendiendo subdirectora en 1944, un puesto importante poco común para una mujer en la Escuela del Gobierno de Código y Cifrado.

La criptoanalista fue nombrada Miembro del Imperio Británico en 1947, por su contribución en tiempos de guerra.

Un Giro hacia la Numismática

Joan se casó con el oficial del ejército retirado Jock Murray en 1952, y continuó trabajando en el Cuartel General de Comunicación del Gobierno hasta sus sesenta años.

Pasando su genio para las matemáticas a la numismática, su investigación sobre las monedas escocesas de los siglos XIV y XVI le granjeó el último premio de su vida, la Medalla “John Sanford Saltus” de la Sociedad Británica de Numismática en 1986.

Joan Clarke murió en 1996.

Homenaje a una pionera

Conocida por el gran público sobre todo por su relación con Turing, hoy hemos querido recordar a esta pionera en muchos aspectos y admirar la brillantez de esta mujer para las matemáticas, que resultó en salvar muchas vidas.

Este post también está dedicado a todas las mujeres que intentan abrirse camino con su esfuerzo y su talento en campos o sectores tradicionalmente destinados a los hombres. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *